El sexo anal quizás sea una de las practicas sexuales con mayor cantidad de mitos y prejuicios. Este es uno de los motivos por lo que también es una de las practicas que más trabajo cuesta llegar a disfrutar. Si estás aquí, leyendo, es porque tienes curiosidad por probarlo y poder disfrutar plenamente de él. ¡Estás en el sitio correcto!

Déjame contarte, que la mala influencia del sexo anal viene de varios siglos atrás. Tras vivir un etapa en la Antigua Grecia, donde practicar sexo anal estaba muy bien visto, pasa a verse como algo realmente impuro con la llegada de la Religión Católica. Esta hace entender que la sexualidad solo debe vivirse con fines reproductivos, por ello todas esas practicas que no tengan ese fin pasa a ser algo maligno, algo impuro. El sexo anal, la masturbación, la homosexualidad, la sexualidad tras la menopausia, dejan de ser bien visto, pues no hay con estas practicas posibilidad de concepción.

Sexualidad femenina anal

Parece increíble cómo caló aquel mensaje en nuestra sociedad, que siglos después sigue arrastrando ese lastre que nos impide disfrutar plenamente de nuestra sexualidad.

Solo podemos entender cómo vivimos nuestra sexualidad, mirando el contexto cultural en el que hemos crecido. Es por ello que en cada lugar del mundo se vive y disfruta la sexualidad de una forma diferente, nos erotizan y avergüenzan cosas diferentes según el lugar del mundo en el que estemos.

Solo hay una cosa en común en todo el mundo, con respecto a la sexualidad las mujeres siempre somos las más juzgadas, las más vulnerables y las más limitadas. ¡Pero eso debe terminar!

Tienes derecho a poder disfrutar de absolutamente todas las partes de tu cuerpo que puedan proporcionarte placer. ¡Basta ya de sentirnos mal por tener placer! 

Si te sirve de algo, ya también tuve miedo, vergüenza e incluso culpabilidad cuando por primera vez tuve sexo anal y claro, también dolor, mucho dolor. Mi cuerpo y sobre todo mi mente no estuvieron siempre preparados para dar ese paso hacia delante en mi sexualidad, pero tras romper los mitos que rodeaban al sexo anal, saber como tener una buena higiene y que no hubiera ningún problema de salud y sobre todo entender que NO TODO ERA PENETRACIÓN, comencé a disfrutar muchísimo, sin culpa, sin miedo… solo con mucho placer.

¿Te lo cuento?

Marina Josende, sexóloga especialista en sexo anala

Mitos sobre sexo anal 

  • Es doloroso 

Quizás sea el que más hemos escuchado o incluso repetido en muchas ocasiones. Y oye, algo de verdad tiene, ya que en la mayoría de las veces que se intenta practicar sexo anal con penetración puede ser doloroso, pero no por la practica en sí, si no porque algo no se está haciendo bien 

  • Causa hemorroides 

Un temor muy común en aquellas personas que nunca han realizo sexo anal es que la práctica dañe la zona y como consecuencia aparezcan las temidas hemorroides. 

Esto es subjetivo y depende de la delicadeza y consciencia con la que se realice. 

La irritación del tejido rectal, así como las fisuras anales y las almorranas pueden estar provocadas por varios factores, como por ejemplo el estreñimiento, la diarrea, el parto etc… 

En el caso de que se presente ya alguna inflamación o dolor, por supuesto que la introducción de cualquier objeto (incluyendo el pene) será molesto. 

  • Tiene secuelas físicas 

No será necesario que cuente la cantidad de chistes que hay con respecto a lo que le ocurrirá a tu ano tras la práctica del sexo anal. 

Estos comentarios son basados en prejuicios que aceptamos como correctos creando así una gran desinformación que nos limita mucho a la hora de querer disfrutar de esta parte de nuestro cuerpo. 

  • Con el sexo anal hay más riesgo de ITS 

Este mito es absolutamente falso. Cualquier tipo de práctica sexual conlleva riesgo de sufrir infecciones de transmisión sexual (ITS). 

Para evitarlas tan solo debemos usar un método de barrera como es el caso del preservativo. 

Seguro que has oído muchos más, escríbelos si te apetece y te cuento si es mito o realidad.

  • Higiene y Salud

La higiene es algo también muy importante y que a la vez preocupa bastante. Aunque los motivos por los que preocupen no sean los correctos. Voy a decir la palabra que genera tanta vergüenza y así rompemos el hielo ya… ¡CACA!

 ¡Ay Diosito! ¿Y si sale CACA? ¡Me muerdo de la vergüenza! Esto es lo que más me suelo encontrar en consulta tras haber dejado claro que si se hace bien no hay dolor si no placer.

Y volviendo al tema de la caquita, ¿es cierto que puedes manchar el pene o juguete de caca? Pues verás, lo mas común es que NO. Cuidando además lo que comemos y yendo regularmente al baño no hay de qué preocuparse. 

De todos modos si te hace sentir incómoda la posibilidad de manchar a tu pareja o el juguete que uses, usa un preservativo ¡y solucionado! Además, si tu pareja no es estable, esta es la única forma de protegerte de Infecciones de transmisión sexual.

Relaciones sexuales tacto
  • No todo es penetración

Déjame adivinarlo, siempre que piensas en sexo anal, realmente estás pensando en penetración anal ¿verdad? Pues querida, el sexo anal va mucho mas allá de la penetración. De hecho, nunca recomendaría si sientes miedo, vergüenza, inseguridad a realizar sexo anal, empezar por la penetración. Tu cuerpo debe comenzar a asociar sexo anal=placer pues lleva toda una vida recibiendo el mensaje de sexo anal=dolor .

¿Qué otras prácticas puedes disfrutar mucho sin necesidad de realizar?

Masaje Anal: Acaricia el exterior de tu ano con la yema de un dedo y lubricante o aceite de masaje.

Rimming: O beso negro. Consiste en besar, lamer o soplar sobre el ano. Si pones un poco de aceite de masaje comestible será aún más agradable para quien lo esté realizando.

Fingering: Aquí se trata de introducir un dedo dentro del ano. Este es un paso que se debe realizar siempre que se esté preparada, nunca debemos empezar por aquí. Te recomiendo además que se comience introduciendo la zona de la yema del dedo y que poco a poco el ano se vaya dilatando. Por supuesto ¡Cantidades industriales de lubricante!

Dilatadores y juguetes: El uso de productos específicos para ir poco a poco dilatando el ano puede ser muy muy placentero a la vez que muy practico para lograr la penetración. 

Verás cómo con estas practicas disfrutas muchísimo y le pierdes todo el miedo que pueda existir al dolor o la vergüenza.

La penetración: Y ahora sí, una vez estés muy muy excitada y siempre que te apetezca puedes comenzar a tener penetración. Te digo algunos consejos que debes tener siempre en cuenta:

  • Usa siempre lubricante de calidad (recomiendo los de base de silicona o los específicos para    sexo anal). Recuerda que tu ano no lubrica de forma natural y sin ese aporte de lubricación puede llegar a ser muy doloroso.
  • La postura ideal es la de la cucharita, pues en esta postura la penetración es mucho más neutral y te permite ir adaptando el ano poco a poco.
  • Que tu nivel de excitación esté por las nubes. Cuanto más excitada estés más fácil le resultará a tus esfínteres abrirse.
  • Y por supuesto, hazlo solo cuando te apetezca y como te apetezca. Jamás de los jamases hagas esta u otra practica sexual por complacer a nadie.

¿Quieres saber más?

Tienes muchas mas info en mi curso Disfruta del Sexo Anal : Alimentación, Anatomía, videos explicativos, juguetes y productos, higiene y salud, etc… 

También podemos trabajar juntas en mis consultas para acabar con todos los miedos y limitaciones que tengas de forma individualizada. 

Puedes visitar mi perfil aquí

Perfil de la autora

Marina Josende
Marina Josende
Sexóloga y Terapeuta Menstrual