¿Pandemia Covid y suelo pélvico? Marzo de 2020 ha sido un antes y un después en nuestra vidas. Nunca llegaremos a olvidar ese mes por la huella que dejó. A nivel emocional, es obvio, pero a nivel físico también. Son muchas las mujeres que han notado cambios en su salud íntima, y hoy vamos a abordar ese tema.

Desde que volvimos a la normalidad, en Hazia, hemos venido observando un aumento de sintomatología en el suelo pélvico. En nuestra consulta tratamos estas cosas, pero nos llamaba la atención que estos síntomas los encontrábamos en gente que por la etapa vital en que se encontraba no le corresponden.

Se trataba de mujeres jóvenes, sin hijos ni prácticas lesivas para el periné, con incontinencia de orina a los esfuerzos y sensación de peso dentro de la vagina. Mujeres con aumento de las ganas de orinar, con sensaciones constantes de hacerse pis y con urgencia por acudir al baño. Mujeres con dolor pélvico sin lesiones traumáticas en su periné. Mujeres que no habían cambiado los hábitos alimenticios y se habían convertido en grandes estreñidas que habían lesionado su periné por los pujos que realizaban al defecar.

pandemia covid y suelo pélvico

Ante esta situación, y tras año y medio observando este tipo de problemas en Hazia, hemos llegado a una conclusión. El COVID y el confinamiento han acelerado los problemas perineales en un gran número de mujeres.

Los síntomas COVID que más afectan al suelo pélvico

Hay dos cosas que dañan el periné en el transcurso del desarrollo de la enfermedad:

  • La tos: ya que supone un aumento de la presión abdominal empujando el contenido visceral (digestivo y ginecológico) contra el suelo pélvico. Cada vez que toses tus pulmones empujan tu sistema digestivo hacia abajo, y estos a su vez, empujan el útero y la vejiga hacia abajo. La consecuencia directa es un aumento de la debilidad del periné y el aumento de la posibilidad de sufrir un prolapso de órganos pélvicos.
  • La fatiga muscular. La mayoría de las personas que sufren COVID afirman estar muy cansadas. Este cansancio afecta por igual a todos los músculos, incluidos los pélvicos. Por ello, el suelo pélvico, no es capaz de realizar sus funciones correctamente.

¿Cómo afectó la Pandemia en tu Suelo Pélvico?

pandemia covid y suelo pélvico

El confinamiento también nos afectó.

No solo las mujeres afectadas de COVID han podido experimentar cambios en su suelo pélvico. Durante el confinamiento hubo varias situaciones que nos alejaban de nuestra salud perineal, como son:

  • El sedentarismo
    • Dificulta la movilidad intestinal provocando estreñimiento. Este estreñimiento conlleva esfuerzo perineal a la hora de realizar la expulsión de las heces. Además, el estreñimiento, supone aguantar un peso extra, por el peso que suponen las heces en el intestino más tiempo del que les toca.
    • Afecta al riego sanguíneo, y esto dificulta la nutrición de los tejidos “envejeciendo” los mismos tanto a nivel de la mucosa vaginal como de la musculatura perineal.
  • Las malas posiciones: porque tuvimos que adaptarnos con incómodas sillas de cocina que simulaban nuestras ergonómicas sillas de oficina. Porque estuvimos, sin darnos cuenta, más horas de las que tocaba en el sofá en malas posiciones. Esto se ha traducido en dolor en sacro, coxis, lumbares, isquiones…y a estas alturas de la película, se han convertido en algunos casos en un dolor pélvico crónico que llega a dificultar el día a día.
  • Aumento de las visitas al baño para orinar. Orinamos más porque el baño está ahí, siempre disponible y limpio. Esto significa que no le damos margen a la vejiga para llenarse en su totalidad, es decir, para estirarse. Ahora resulta que intentas ir de paseo y vas buscando baños como las locas, porque tu capacidad de llenado ha disminuido.
  • Estrés. No somos expertas en la materia, para nada, pero es obvio que la limitación que supuso el encierro, en su mayoría de casos, causó tensión y ansiedad. Una situación de estrés mantenida, puede dar lugar a cambios gastrointestinales generando por ejemplo estreñimiento y una agresión directa sobre los tejidos cada vez que se evacúa. Además el estrés genera tensión en los tejidos, y a nivel perineal puede crear un aumento de tono pudiendo  provocar dolor pélvico.

Conclusiones

Por todo ello, si has sufrido COVID, has estado confinada y más aún si has notado cambios en tu salud íntima, es hora de buscar ayuda. Somos cada vez más conscientes de que la salud es el bien más preciado y que invertir en salud es evitar invertir en la enfermedad. La solución para prevenir o solventar las disfunciones de suelo pélvico somos las fisioterapeutas de suelo pélvico. Es más, la revisión de suelo pélvico aún no habiendo patología es muy importante, porque prevenir es curar.

¿Quieres saber más?

Si quieres saber más sobre cómo mimar tu salud íntima te invito a descargarte gratuitamente “Tu pasaporte hacia el cuidado de tu suelo pélvico”. Este pequeño ebook te pondrá en el camino de la solución a tus problemas.

Pasate por nuestro perfil de Momento Magnolia para saber mas sobre nosotras Visita nuestro perfil.

Perfil de la autora

Hazia Fisioterapia
Hazia Fisioterapia
Maider y Leyre son fisioeterapeutas especialistas en suelo pélvico y propietarias de Hazia Fisioterapia, centro de fisioterapia ubicado en Getxo, Bizcaia.